Google



 
no-ficcion.gif

Préstame tus ojos

Tomada del libro de crónicas del mismo nombre

braile.jpg

Nadie rebaje a lágrima o reproche esta declaración de la maestría de Dios que con magnífica ironía me dio a la vez los libros y la noche.
- Jorge Luis Borges.

Algunos invidentes y limitados visuales que utilizan los servicios de la biblioteca central de la Universidad de Antioquia leen hasta 45 libros al año y en promedio leen 22. El resto de los usuarios, a pesar de contar con todos los sentidos, leen en promedio un libro y medio en el mismo período.

Sí, usted leyó bien.

Pero si usted es de los que tiene que ver para creer, la invitación es a que visite el primer piso de la biblioteca, camine hasta el extremo oriental y pregunte por Laura Marcela Jaramillo Hurtado. Ella, una mujer de talla pequeña y una amabilidad enorme, coordina el Servicio de Información para Invidentes y Limitados Visuales de la institución (que es considerado como pionero y un modelo en Colombia), y no tendrá reservas para mostrarle una relación estadística.

Ahí mismo, a su lado, oirá la conversación festiva de algunos de los 24 estudiantes de Derecho, Sociología, Sicología, Literatura, Idiomas, Filosofía, Educación y Comunicación Social, que reciben los servicios del programa.

Alguno de ellos lo advertirá de inmediato conversando con Marcela, y le dirá que es un lector compulsivo y le preguntará si conoce tal o cuál libro, y si quiere hablar un rato sobre su contenido.

Pero si es Lucía, quien está consultando datos de Derecho Laboral para ayudarles a las personas que la contactan en el Consultorio Jurídico de la U. de A. donde ella está haciendo las prácticas requeridas para graduarse como abogada, le dirá: "La gente no ha aprendido que hay muchas formas de ver".

Ella dice que lee simplemente porque en la lectura está el conocimiento universal. Y lee porque es estudiante de Derecho y tiene que hacerlo para poder presentar sus exámenes.

"Pero en este país les ha dado por pensar que los discapacitados hacemos ciertas cosas porque somos diferentes; dizque más inteligentes. ¿Quién es igual a otro? Todos somos diferentes", señala Lucía, y agrega: "La gente piensa que ser ciego o parapléjico es contagioso. Se meten en la vida de uno con reproches necios: Que usted para qué reloj si no ve. Que usted por qué sale sola si no ve".

Lucía quería estudiar Matemáticas, pero aceptó la realidad de no poder hacerlo con competencia, por lo de las fórmulas y los dibujos. "Pero a Derecho le he metido duro el diente y he sacado la carrera adelante sin mayores dificultades. Lo único que me dio más brega fueron los mugrosos procesales", dice y se ríe.

Profesionales competentes

Las colecciones documentales de la biblioteca central de la U. de A. son consideradas como de las más ricas del país. En la actualidad su comunidad de usuarios está conformada por mil 500 profesores, mil 400 empleados y 20 mil estudiantes matriculados en más de 70 programas de pregrado y posgrado.

Con el fin de cubrir el cien por ciento de esta población de usuarios, en octubre de 1996 se comenzó a organizar el Servicio de Información para los Usuarios Invidentes y Limitados Visuales, cuyo número se ha incrementado cada semestre.

"Entre las universidades oficiales del país, la de Antioquia es la que tiene el mayor número de limitados visuales matriculados. Y con este servicio se pretende brindarles igualdad de condiciones para su proceso de formación superior, así como fortalecer sus posibilidades de llegar a ser profesionales más competentes. Han mejorado tanto su rendimiento académico que casi todos tienen matrícula sobresaliente", cuenta Marcela.

Las modalidades del servicio mencionado, que también tiene como objetivo incrementar la participación e integración de los limitados visuales no sólo a la vida universitaria sino a la sociedad son: apoyo y orientación del lector voluntario y de audiolibro o libro hablado, acceso en línea y a Internet, trascripción de textos a macrotipo, grabación de textos de necesidad inmediata, lectura mediante el uso de tecnología apropiada de textos impresos (por ejemplo, al sistema Brailler mediante una impresora Juliet Brailler) y libro electrónico.

El Rotary International Club a través del Club Rotario de Medellín Norte, donó a la U. de A. un Monitor Mentor Ophtalmics, equipo magnificador de texto que permite a los usuarios con baja visión, la lectura autónoma de textos impresos mediante la ampliación de caracteres en pantalla, de acuerdo con sus requerimientos.

Mediante un convenio del Departamento de Bibliotecas de la U. de A. con el Instituto Nacional para Ciegos (Inci), se ha copiado la colección de libro hablado o audiolibro que posee la biblioteca universitaria, que ya cuenta con 180 títulos de varias áreas temáticas. Para ampliar esta colección, el programa está produciendo sus propios materiales sonoros en convenio con la emisora cultural de la institución. Muchas personas también se ofrecen para grabar textos en sus casas.

"El servicio se presta de lunes a sábado. Pero los fines de semana los invidentes se llevan para sus casas varios libros grabados en casetes o impresos en Brailler. A veces no les damos abasto a sus demandas de lectura", señala Marcela.

Lectores voluntarios

Es común que en un día, alguno de los estudiantes invidentes o con limitaciones visuales, le diga a Marcela: "¡Ay, Marce, necesito llenar este formulario, préstame tus ojos un momentico!"

Mediante convocatoria realizada en noviembre de 1996, bajo el eslogan "préstame tus ojos", se inició el programa de lectores voluntarios, quienes dependiendo de su disponibilidad de tiempo, dedican semanalmente cierto número de horas a leer y a trabajar en la biblioteca con los usuarios limitados visuales.

Según la necesidad del usuario, se planea con anticipación la sesión de trabajo, que puede incluir no sólo lectura en voz alta, sino grabación de textos previamente conseguidos; búsquedas en el catálogo y utilización de diferentes salas de la biblioteca. Actualmente el programa tiene 110 lectores voluntarios, no sólo adscritos a la U. de A., sino también personas de la comunidad. Ellos, al mismo tiempo, se convierten en amigos y confidentes de los limitados visuales.

Los invidentes y limitados visuales son contactados por Marcela desde que llegan a la oficina de Admisiones y Registro de la Universidad, y les hace una inducción al servicio de la biblioteca central.

"El entusiasmo y la buena disposición de los lectores, han agilizado el proceso de acercamiento del limitado visual a la biblioteca, así como minimizado los inconvenientes presentados", dice Marcela.

La U. de A. escogió el 29 de mayo como el Día del Lector Voluntario, para hacer un reconocimiento a la señora Emma Giraldo Jaramillo, quien desde el 29 de mayo de 1997 se ha entregado a esta labor con una férrea constancia: va a leerles a los invidentes de lunes a vienes, entre las nueve de la mañana y las 12 del día.

Doña Emma, ex empleada de una empresa privada y quien ha leído varias veces Crimen y Castigo de Fedor Dostoievsky para los invidentes que estudian Derecho, tiene una frase que se ha convertido en filosofía de su existencia: "Leer es conversar con un amigo y la síntesis de la vida es servir". Lucía destaca: "La gente ha aprendido mucho a convivir con nosotros. Ya no le preguntan a uno a qué viene a la Universidad. Y, además, si me preguntan eso a mí, les respondo: pues a estudiar, ¿o usted cree que vengo a pasear a las 6:00 de la mañana?”

Junio de 1999

* Escrito por Carlos Mario Correa Soto

Más No-Ficción...

Kurt Cobain, el escritor
Sobre la ciudad...
Arte sin límites
La crónica: zona libre para la escritura creativa
 


inicio | presentación | autores | reseñas | ficción | no-ficción | compras | contacto

© www.proyectoliquido.net - 2007
Proyecto Liquido