Regionalización

La Universidad se proyecta a las regiones para apoyar el desarrollo local y regional, y articular su dinámica al proyecto de nación integrada, mediante el respeto y el diálogo con las especificidades y vocaciones de nuestros territorios.
Por medio de la regionalización, la Universidad, ofrece el servicio público de la educación superior en las nueve subregiones del departamento de Antioquia. Se constituye para sus pobladores en una de las pocas alternativas de formación profesional y de posgrado de alta calidad académica, garantizando así el derecho a la educación basada en principios de equidad.


La Universidad en las regiones ofrece más de 40 programas académicos pertinentes, y adelanta diversos proyectos de investigación y extensión.
Más de 5.000 estudiantes se preparan con calidad y responsabilidad social en seis seccionales y cinco sedes municipales, y más de 1.000 egresados se encuentran vinculados al mundo laboral y contribuyen al desarrollo local y regional en sus lugares de origen. 
Es así, como en el marco de las políticas de inclusión universitarias, la Dirección de Regionalización ha venido liderando diversas estrategias tendientes a favorecer el acceso y la permanencia de las personas pertenecientes a las comunidades de zonas apartadas.

Aspecto Intervenido: PEI - Programa Especial de Ingreso a la Universidad en las Seccionales y Sedes Regionales.

Responsable: Dirección de Regionalización

Presentación

En el 2005, tras identificar las falencias en el sistema educativo en las regiones y por ende las dificultades de los aspirantes para alcanzar el puntaje establecido para el Examen de Admisión, se formuló como estrategia, la  implementación de un Programa Especial de Ingreso mediante el cual se propuso bajar para los aspirantes de las sedes y seccionales regionales, el puntaje mínimo exigido de 53 a 50 puntos y el cual fue presentado para su aprobación ante el Consejo Académico y el Comité Rectoral y aprobado mediante Acuerdo Académico 292 del 19 de Julio de 2006.

Antecedentes

  • Dificultades de los jóvenes de las regiones para acceder a la educación superior por la baja calidad de la educación básica y media en sus localidades.
  • Poca identificación de los estudiantes de las regiones con los imaginarios y referentes usados en el Examen de Admisión de la Universidad.
  • Alto índice de aspirantes a la Institución en las regiones que obtienen puntajes entre 50 y 53 puntos. (53 puntos es el puntaje mínimo exigido para obtener un cupo en la Institución).
  • Aprobación, por parte del Consejo Académico, bajar para los aspirantes de las sedes y seccionales regionales, el puntaje mínimo exigido de 53 a 50 puntos. La estrategia se aplicó desde el segundo semestre de 2005, con excelentes resultados y sin detrimento de la calidad, pues el seguimiento realizado a los estudiantes sobre su rendimiento académico muestra una respuesta muy similar a la de los aspirantes que ingresaron con 53 puntos o más.
  • Alto número de aspirantes con puntajes entre 45 y 49.9 en el Examen de Admisión.
  • Informes de expertos en evaluación de competencias que afirman que los aspirantes que obtienen un puntaje superior a 45 puntos, tienen los fundamentos básicos para asumir la vida académica superior si se les refuerza algunas de las competencias básicas.
  • Bajo porcentaje de admitidos a la Universidad de Antioquia para sus programas de pregrado en sus sedes y seccionales regionales por los bajos puntajes obtenidos en el Examen de Admisión.
  • Imposibilidad para la apertura de algunas cohortes de programas de pregrado dado el bajo índice de admitidos.
  • Altos índices de deserción por diferentes causas, entre ellas la baja calidad académica, y funcionamiento de cohortes con muy pocos estudiantes, generando altos costos y desperdicio de recursos y oportunidades.
  • Las regiones requieren profesionales formados en diferentes áreas de conocimiento para generar procesos de desarrollo armónico.
  • Cambiar las normas de admisión para los estudiantes de las regiones, bajando las exigencias, puede ocasionar el detrimento de la calidad, por ello cualquier medida que se tome al respecto debe ser en extremo cuidadosa y garantizar el acompañamiento y seguimiento necesario a los aspirantes y posteriores estudiantes.

Principales logros

  • Identificación de las dificultades y de las estrategias que permitirán darles solución.
  • Aceptación de la estrategia y generación del Acuerdo Académico y la Resolución Rectoral que la respalda: Acuerdo Académico 292 del 26 julio de 2006 y Resolución Rectoral de julio de 2006
  • Elaboración de dos completos textos de trabajo, aprobados por la Vicerrectoría de Docencia y bien recibidos por los docentes y los estudiantes.
  • Alta motivación y participación de los estudiantes.
  • Aceptación de los aspirantes.
  • Cumplimiento de los objetivos y exigencias de los dos cursos.
  • La evaluación de los diferentes aspectos ha sido positiva y el desempeño de los estudiantes en su programa de pregrado ha sido muy alto:

El 81,6% de los matriculados en el PEI (2006-2 y 2007-1) lo aprobaron y de ellos se matricularon el 88.3%.

Durante su primer semestre académco el 18% tuvo un resultado sobresaliente, 86% un desempeño normal, 3% en periódo de prueba, 6% insuficiente y sólo 1 % canceló semestre.  Superando en calidad incluso a los estudiantes que ingresaron con un puntaje superior a 53 puntos.

Dificultades encontradas

  • Resistencia en las diferentes instancias académicas frente a cualquier estrategia que modifique el proceso de admisión en las reigones, por temor a afectar la calidad de los estudiantes.
  • Resistencia de algunos sectores a la propuesta.
  • La programación de los cursos es una de las mayores dificultades, pues se requiere que los estudiantes alcancen a desarrollar las 128 horas presenciales en un corto lapso de tiempo, para evaluar su desempeño (deben obtener una calificaicón igual o superior a 3.5 para aprobar cada asignatura) y hacer su proceso de matricula para iniciar actividades con los compañeros que obtubieron su cupo con un puntaje superior a 50 puntos.
    • Como parte de la estrategia se plantea que las asignaturas Competencia Lectora y Razonamiento Lógico, pueden ser homologadas si hacen parte del pregrado en el cual se matricula el estudiante y la respectiva unidad académica lo acepta, pero pocas han permitido la homologación, exigiendo que el estudiante curse de nuevo la materia.

    Proyecto accesibilidad Sede Oriente